Arxius

Tag Archives: joan gómez pallarés

61493_10200470429739896_680996944_n

Beure’s una part de la història vitivinícola del Priorat.

Això és el que vam fer ahir a la nit amb l’Eva Martínez Bordons (Dionís de Viatge a Ítaca). El vi era un dels premis que es va endur pel seu acurat i deliciós escrit sobre el #tastasport una activitat organitzada per l’Hotel-Hostal Sport i Cellers Scala Dei.

Sabíem que era una anyada mítica. És considerat el primer vi de qualitat embotellat al Priorat i elaborat per a llarga criança, emulant els grans vins francesos. En René Barbier em va confessar en una entrevista recent que és el vi que li va descobrir els grans vins que podia donar el Priorat entre licorelles, costers i garnatxes velles.

La nostra era l’ampolla 52.290 d’una edició limitada de 105.120. Cartoixa Scala Dei 1974, l’inici d’una sèrie emblemàtica de vins que experts com en Joan Gómez Pallarès van assaborir recentment en un tast vertical com explica, magistralment, al seu bloc amb l’encertat titular “Lliçons de la història”.

Destapar una ampolla amb gairebé 40 anys de vida era tot un repte i una il·lusió alhora. Respectat el temps d’oxigenació i solventada la desintegració parcial del suro, el vi decantat va començar a omplir les copes. El color teula apagat però sorprenentment net, sense precipitacions, ens confirmava l’edat longeva. Pensar en els mesos, els dies, les hores que l’ampolla havia estat tancada feia agafar cert vertigen. Del nas a la boca, gairebé de forma immediata, perquè l’aroma era realment abellidor després de desaparèixer les notes de reducció. I al paladar es manifesta ben viu, estructurat, lleugerament tànnic, amb un punt final amarg, contundent i sedós, amb l’expressió del Priorat, de la licorella, de la mineralitat i la força d’una comarca, només afeblida (la mineralitat) per l’efecte del pas del temps.

Sensacional degustació. Plaent. Potser de les poques vegades que el sopar ha hagut d’esperar. Vam assaborir infinitament les aromes del Cartoixa. Misticisme, recolliment, emotivitat… I per fer-ho més interessant encara, ho vam maridar amb cuina japonesa del restaurant Nomo de Barcelona. El contrast, per bé que sovint es desaconselli el vi per al menjar japonès, va resultar fascinant. A l’alçada de la companyia! Entre riures i converses que esperem repetir ben aviat, vam compartir una anyada emblemàtica d’un vi premonitori.

La seva història l’explica sensacionament bé en Ferran Mestres Vizcaíno al llibre El curiós món del vi del Priorat. Aquest fragment és de lectura obligada. La descripció de la història líquida del primer vi de qualitat del Priorat ennalteix encara més el tast que vam compartir:

“Cartoixa neix de la intenció de fer un gran vi de qualitat i de reserva, a semblança dels grans vins de Burdeus i La Rioja, amb el reconegut raïm del Priorat, essent la primera anyada la de la collita del 74. Els primers anys se’n feien unes 100.000 ampolles numerades on s’ajuntaven els millors costers de Garnatxes velles de tot el Priorat. Desconeixem si el primer Cartoixa fou un assemblatge de diferents vins del Priorat o si els diferents raïms es vinificaren ja a Cellers de Scala Dei. Si així fos les vinificacions s’haurien realitzats en grandioses tines de fusta, ja que els primers dipòsits d’acer inoxidable (els primers del Priorat) s’instal·laren l’any 1976. Sembla també que el vi es va vinificar a la manera tradicional del Priorat, és a dir, fent macerar la rapa amb el most, la pell i la llavor. Qui el recorda ens en parla com a vi potent, explosiu i tànic, típicament prioratí. Ha aguantat en plena forma el pas del temps, oferint algunes ampolles una tanicitat encara present alhora que un tacte sedós, junt amb fruita madura, alcohols finíssims i balsàmics d’herbes mediterrànies i nítida mineralitat.

Les anyades històriques són 74, 75, 76, 78 i 82, i com a fet sorprenent per l’època (i encara avui, tristament) les ampolles mostren un pulcre etiquetatge en català, en unes ja clàssiques etiquetes que mostren una litografia de Jaume Pla on apareix la visió que es té de la Conreria de Scala Dei o llogaret de Scala Dei des de el coll de la Creueta. Aquesta Conreria de Scala Dei és fidelment reflectida per aquest vi pioner, font i origen -com tot el referit a Scala Dei des dels temps dels cartoixans- de bona part de la tradició vinícola prioratina, i això sol, essent jo persona de certa tirada a la malenconia i la nostàlgia, és garantia de vi de qualitat i de treball curó”.

Gallego afincado en Madrid. Pasión por la gastronomía primero y por el vino después. “Recuerdo momentos realmente mágicos ayudando a mi abuela a hacer empanadas“, cuenta Mariano Fiscal. “Más tarde llegaría el vino. Me viene a la memoria una cena con colegas de facultad y un gran Rioja que lo cambió todo“. Fue éste seguramente el desencadenante de una relación emocional y pasional que ha ido labrando con el vino y sus elaboradores y de la que deja constancia en Mileurismo Gourmet des de hace cuatro años. Un blog deliciosamente escrito que confirma el gusto por la lectura y la escritura. “Me fue picando el gusanillo a fuerza de devorar grandes blogs de vino y gastronomía nacionales y extranjeros. La influencia más potente quizás haya sido mi querido Joan Gómez Pallarés“.

Mariano Fiscal es abogado, una profesión bastante opuesta al mundo del vino pues cuenta que “una va de compartir y la otra de pelearse con la gente; yo al menos no entiendo el vino sin compartirlo”. Además explica que  “la abogacía da mucha importancia a la imagen y es frecuente utilitzar el vino como elemento de sofisticación, algo que detesto“. Mariano, experto donde los haya en estas lides, tiene claro que “el vino ha de llegar a las nuevas generaciones como antaño, a través de las familias, y como un habitante más de nuestras mesas“. Reivindica la normalidad de tomar copas de vino “para disfrutarlo sin más; a la gente le asustan las maderas ígneas y las notas de sotobosque, y en una mesa o barra entre amigos, a parte de ser una horterada, están fuera de lugar”.

“Desearía que en España se invitara a la gente a beber vino como en Francia, poniendo el acento en el disfrute moderado y en sus virtudes, con absoluta normalidad”. Seguramente esta filosofía y otras razones son las que le han empujado a promover el III ranking de los 10 mejores vinos por menos de 10 euros. Las dos primeras fueron un éxito sin precedentes, con un panel de catadores de primer nivel. Ahora esperan repetir resultados y consolidar la iniciativa, pues como cuenta Mariano “los hay buenos a precio económico, pero no es fácil encontrarlos. En el precio lo que hay que pedir es sinceridad y honestidad. Más precisión y sencillez que fuegos artificiales“.

Este abogado sensato que suele acompañarse de una copa de vino al final del día “para disfrutarla y para probar todo lo que se ponga a mi alcance y seguir aprendiendo” detesta la palabra enoturismo porque le trae a la cabeza una imagen de masas invadiendo una bodega de diseño. “Adoro visitar viticultores, conocer su tierra, su forma de trabajar y luego verlo reflejado en el vino“, comenta Mariano. Es sin duda un romántico que colecciona experiencias “memorables” con Rodrigo Méndez en Meaño, José María Prieto en Ribeira Sacra, Elena Feliccetta o los Grasso en el Piamonte, Xosé Lois Sebio en Ribeiro “o una especialmente deliciosa con Sara Pérez en el Priorat disfrutando d’Els Escurçons en lo más alto de la finca”.

Se muestra convencido de que nunca en España se hicieron tantos y tan buenos vinos como en este momento y asegura que la asignatura pendiente son los grandes vinos de terruño. “Tenemos muestras emocionantes de vinos grandiosos provenientes la mayoría de productores pequeños y variedades autóctonas, pero falta que pasen los años y ese nivel se consolide“. La dulce espera, esa a la que está acostumbrada la cepa y el agricultor.

Mariano es amante de los grandes vinos de autor aunque dice que la balanza entre éxitos y decepciones “está desgraciadamente equilibrada” y lo atribuye a los muchos años de prosperidad vividos en los que el precio del vino era su mejor cartel. A pesar del desequilibrio, sigue impactándole y sobrecogiéndolos con “la tipicidad, la fidelidad al origen y la complejidad que de ella se deriva“. En otras ocasiones, reconoce, es el abanico de matices lo que le atrapa y pone por ejemplo los Jerez, Jura, Porto, Champagne, Cava y los Tondonia.

Además del ranking, está embarcado en otro proyecto digital de alcance internacional que es Wine Gossip From Sain, un cuaderno de vinos en inglés para ayudar al productor en la exportación. Y también está apoyando un local del equipo de Bagos que va a abrir en el centro de Pontevedra para disfrutar de los vinos más interesantes elaborados en el país. Seguro que el día de la inauguración será una buena ocasión para abrir un espumoso, aunque no hace falta esperar ningun festejo para descorchar. Quizás proponga para el brindis algún vino catalán pues considera Cataluñauna excelente zona de vinos por la influencia de Francia, con una sensibilidad importante con respecto al terruño“. Se muestra sorprendido por el nivel de muchos blancos a pesar de ser ésta una zona cálida, de la finura del cava y sobre todo de las garnachas y cariñenas del Priorat y el Montsant. Y también le dicen cosas algunos tintos de sumoll, según su opinión “una maravilla de variedad”. Le preguntamos por productores y realmente da en el clavo: “Quizás Terroir al Límit y su blanco escepcional, Ferrer Bobet con una cariñena para llorar, Carlos Esteva, Palacios y Finca  Dofí, Els Escurçons o camí de Pesseroles de Mas Martinet. Todos ellos emocionantes”.

Pero la patria tira y en el maridaje se envuelve de esa frescura galega y de la más cálida de las compañías… María:

vi

Un Goliardo Caiño 2006. Es un poema tinto de sal y mar de fondo que Rodrigo Méndez hace en Rías Baixas. Es capaz de reflejar en un trago todo lo que rodea a esas fincas de ensueño, pegadas al mar, y a mí me lleva directo a mi Pontevedra natal. Efecto ratatouille, lo llaman”.

moments

“Me agarraría a un Caiño en cualquier momento y lugar, de desayuno y hasta de perfume si hace falta, pero en realidad me saca la lagrimilla cuando estoy lejos de Galicia”.

persones

“Sin duda con mi mujer, María. Tengo la suerte de que sea éste uno de los pocos tintos que tolera y casi el único que disfruta, pero aunque no me siguiera en el trago, ella es sin duda la mejor compañía para cualquier cosa”.

*Fotografia cedida por Mariano Fisac

www.mileurismogourmet.com

www.winegossipfromspain.com